La embarazada y el poeta.

  Hoy, la protagonista es una anciana casi nonagenaria, que
ya no puede recordar el episodio. Su hija - que me lo relato
- pudo escucharlo muchas veces narrado de sus labios.
Alla por los primeros lustros de este siglo, marchaba esa
señora una tarde por nuestro Boulevard Sarandí.
Lucía un embarazo prominente, y no faltó el
palurdo que se detuviera a su paso para soltarle la consabida
grosería, baja y soez, que la señora recibió
con el azoramiento imaginable.

Pero en ese momento pasaba un señor diminuto y engalerado,
que al advertir el torpe propasamiento, se descubrió con
reverencia al paso de la mujer agraviada.

Esta no olvidó nunca el gesto silencioso y caballeresco,
aquel homenaje mudo que le restituyó la dignidad herida,
y que acababa de tributarle nuestro ilustre poeta Juan Zorrilla de
San Martín.

"Boulevard Sarandí" de Milton Schinca.
Anécdotas, gentes, sucesos del pasado montevideano.
Después del 910.

envíenos sus
críticas por