La Blanqueada

  En primer lugar, corresponde despejar un error padecido por muchas personas. Nada tiene que ver el nombre del barrio "La Blanqueada" con los *blancos*, es decir, con la parcialidad política nacionalista u oribista que tuvo sentados sus reales en las vecinas zonas del Cerrito y de la Restauración en los tiempos de la Guerra Grande.

En cambio sí, como veremos enseguida, "La Blanqueada" tiene reminiscencias artiguistas y deportivas, según han narrado los cronistas y memorialistas. "La Blanqueada" debe su nombre a una casa cuyos muros estaban pintados de blanco, presumiblemente a la cal, construcción que descollaba en una eminencia de la Cuchilla Grande y resultaba visible desde muy lejos. Un óleo de Pedro Figari inmortalizó esta finca, no sabemos con que grado de exactitud histórica, pero sí, como siempre en Figari, en forma de notable obra de arte.

Ese es el orígen del nombre La Blanqueada según Orestes Araújo, y Aníbal Barrios Pintos agrega que a comienzos del siglo "tenía el mismo nombre una de las principales casas de comercio que existían en ese arrabal montevideano".

No tiene este barrio, como tampoco ningún otro de Montevideo, una ubicación geográfica precisa. No ubicamos esta zona a partir de la avenida Garibaldi, porque allí era el Sochantres, uno de los nombres más imprecisos de la nomneclatura capitalina, ya que según algunos es Sorchantes, y sería el nombre de una persona, cosa que nos parece sumamente dudosa, y para otros es, como suponemos es lo correcto, Sochantres, en recuerdo de la dignidad religiosa, la que tenía el director del coro en los oficios divinos.

En verdad, La Blanqueada comienza aproximadamente en la calle Jaime Cibils y se extiende, siempre sobre la Cuchilla Grande (hoy avenida 8 de Octubre), hasta el bulevar Batlle y Ordoñez (ex Propios).

El predio que hoy ocupa el Parque Central, propiedad del Club Nacional de Fútbol, Sobre Jaime Cibils y general Urquiza, formó parte, según el Dr. Luis Bonavita, de la chacra de Juana Suárez, llamada "La Paraguaya", donde Artigas habría sido designado Jefe de los Orientales por una asamblea de ciudadans, en octubre de 1811.

No es seguro este dato de Bonavita. En primer lugar, porque hay quienes opinan que ese pronunciamiento del pueblo oriental no se produjo allí, sino en las márgenes del Rio San José. Y en segundo lugar porque la ubicación de la chacra de Juana Suárez, aparece señalada, en un plano de 1813 publicado por el Dr. Carlos Travieso, al Norte de Monte Caseros, en las cercanías de la hoy Avenida Garibaldi.

De todos modos, en uno u otro sitio, la chacra histórica de la famosa "Paraguaya" habría sido en el arrabal que estamos refiriendo, transformado hoy en populoso barrio. Y en cuanto al Club Nacional de Fútbol, cuya sede se levanta ahora en la avenida 8 de Octubre entre Comandante Braga y Jaime Cibils, solo bastará con decir que reune la simpatía de una importante parte de los habitantes de esta ciudad.

Nos informa el historiador Aníbal Barrios Pintos que el destino deportivo de este predio tuvo comienzo el 25 de mayo de 1900, con un encuentro entre el "Deutscher Fussball Klub Montevideo" y el Club de Cricket, en ese campo cedido por el directorio de la empresa de tranvía a la Union y Maroñas. En ese mismo lugar el Club Nacional de Fútbol, coincidiendo con el 45o. aniversario de su fundacion, inauguró en 1944 las instalaciones de su actual estadio deportivo.

El Montevideo Cricket Club, fundado en 1861, tenía su campo de juego en el predio que ocupa hoy el Hospital Militar Central. Dice Barrios, transcribiendo a José Luis Buzetti y eduardo Gutierrez Cortinas, que el cricket fué nuestro primer deporte organizado y el mas querido y apreciado por la colectividad británica. En el predio de La Blanqueada tuvo lugar, en 1881, el primer encuentro de fútbol interclubes entre el Montevideo Cricket y el Montevideo Rowing, y en 1889 el primer "match" rioplatense entre el team de Montevideo y el de Buenos Aires.

"Los barrios de Montevideo"
Ricardo Goldaracena

envíenos sus
críticas por