Francisco A. Maciel y la fundación del primer Asilo de Caridad

  En el año 1775 cuando la naciente población de Montevideo contaba apenas mil y tantos habitantes, fundóse por iniciativa de don Francisco Antonio Maciel y su consorte, naturales de esta ciudad, una cofradía con el título de Señor San José y Caridad, constituyéndola 10 piadosos vecinos.
Poco después se propuso hacer extensivos los objetos de su piadosa institución a los enfermos desvalidos, acordando socorrerlos con dos reales diarios, ejerciendo en su visita una de las obras de misericordia.
Desde el año 76 pusieron en práctica su caritativa obra.
El filántropo Maciel, joven entonces de 21 años, de los de mejor posición social, era el primero en el ejemplo.
Anualmente se nombraban enfermeros y enfermeras en cada barrio de la ciudad y extramuros para visitar los enfermos y socorrerlos.
Para ese fin humanitario, el martes de cada semana salían por turno los hermanos a pedir limosna de puerta en puerta, llevando para recogerla la taza o platillo de plata con el escudo de la Caridad, mandado hacer expresamente para ese objeto. La misma regla seguía el Cabildo, solicitando una limosna para los encarcelados.
Se observaba con pena , que muchos infelices enfermos, especialmente entre los hombres sueltos del campo, eran encontrados moribundos en sus chozas, en la mayor miseria, o muertos de necesidad sin ninguna clase de auxilios en los caminos.
En vista de este cuadro doloroso, se había iniciado en el Cabildo el establecimiento del Hospital donde recogerlos, pero luchándose con la carencia de recursos para hacerlo. Maciel se ofrece a anticipar los primeros fondos para la obra.
Con estos y con limosnas, llegóse a edificar, en humildes condiciones, un local para hospital en terrenos adquiridos con el producto de dos corridas de toros, precisamente donde se halla actualmente el valioso y espléndido de Caridad, pero por dificultades sobrevinientes no pudo establecerse.
En ese estado se resolvió Maciel a habilitar un almacén en la casa de su propiedad, inmediata al Convento, para hospital de los pobres, dotándolo de doce camas, y sosteniéndolo en todo, a sus expensas.
El 12 de Junio de 1787 se recibía en él el primer enfermo desvalido que llamó a sus puertas, y desde entonces fue el primer Asilo de Caridad instituido por Maciel en la naciente Montevideo, para amparo y asistencia de enfermos indigentes.
envíenos sus
críticas por