Ultimos años de Artigas

Artigas optó por seguir viviendo hasta el final de sus días en la campiña de Ibiray. En su amado sosiego no aceptó la invitación del General Paz para acompañar a éste a Corrientes en sus luchas, ni el cargo de instructor del ejército paraguayo con que quiso investirle don Carlos Antonio López en la contienda con Juan Manuel de Rosas. El sol ya había declinado y era inútil abrir la jaula...
Itapúa, recogimiento transitorio en el convento de Asunción, años y años en la campaña de San Isidro, cárcel sin rejas y alma derramada en el olvido; luego seis meses de prisión y liberación tardía en Ibiray, a las puertas de Asunción . Consecuentemente con los años, Artigas ya es " la imagen de un monumento en ruinas ".

Por eso sale poco y se recoge al atardecer . " De vez en cuando, ya muy anciano, montaba en un petiso manso y acompañado del fiel negro Martínez venía a la Asunción a visitar a doña Juana Carrillo, esposa de don Carlos Antonio López.
Si no, medita, lee algún libro suelto o comenta los publicaciones de " El Paraguayo Independiente " que recoge la documentación de los pactos suyos (1812) con el gobierno de la primera junta guaraní.
Entre tanto, el suelo natal, su Uruguay lejano sigue clamando por el rescate del " primer campeón de la libertad", en instancias oficiales, columnas de la prensa y poesías de Acuña de Figueroa. Todo reclama la vuelta de Artigas.
Es natural y aleccionador que así ocurra.
Pero tan natural como ello es que Artigas permanezca donde está, ajustando sus ojos fatigados a la placidez campesina. Tiene unos ochenta años, o más, cuando la idea fija del ser es la de la noche eterna.
Los lazos de los últimos veinte años le atan al suelo que pisa, cautivo de la naturaleza más que de los hombres.
Los años caen yertos sobre su cabeza blanca y la gente sencilla que le rodea no engaña como los poderosos.
Artigas, persona de bien, reconocido a los beneficios recibidos, exclama entonces con frase de oro :
" Viviré en una gratitud inmortal ".

EDUARDO DE SALTERAIN Y HERRERA
" Artigas en el Paraguay "

envíenos sus
críticas por