SEGUNDOS
La mala costumbre de no ser primeros
Hombre que supo ser asunto muy serio, Despilfarro Soneto, el casau con Batahola Catarro, hija del viejo Catarro, que se conocieron en la fiesta que dio Gandulón Grafito pa' festejar que el hijo había salido segundo en un campeonato de abombados y giles a cuadritos, que según dicen era tan gil y abombado que no fue capaz de salir primero.

Cuando en el boliche El Resorte se supo que festejaban el segundo puesto, el tape Olmedo comentó como pa' él:
Pa' mí, lo malo que tiene eso de festejar dentrar segundo, es que capaz que uno se acostumbra a no ser primero, y hoy o mañana dentra a festejar dentrar atrás del segundo, y al final, reculando los alegrones, dentramos últimos y locos de la vida.
Taban en eso, cuando cayó Despilfarro y justo que va a dentrar se topa en la puerta con Azafrán Bronquitis, y va Azafrán y lo quiere dejar pasar primero y Azafrán se le niega.
Por favor, pase, pase.
De ninguna manera, faltaba más.

Los dos con el gesto de brazo estirado, palma de mano abierta, y movimiento como de torero en un pase al toro pa' que siga de largo.
Hágame el servicio, pase nomás.
Tenga a bien, caballero, pase usté.
Ahí fue que llegó Supurito Moquillo con Brazalete Fondín, que venían del velorio de Relativo Mutante, que dejó viuda a Salmonilla Graceja, que a ella le dijeron que tenía que estar de luto y como no tuvo tiempo de comprar ni de teñir, pasó la noche junto al cajón con bombachita y corpiño negros. Que según ella era luto riguroso, y según los vecinos era relajo completo por exposición de prenda íntima con persona adentro.

Supurito y Brazalete fueron a dentrar al boliche, pero la puerta estaba entorpecida por Azafrán y Despilfarro.
Le ruego que pase usté.
No insista, caballero, adelante por favor.
Los dos afuera, y sin dejar pasar a nadie. Como no se resolvían, Supurito y Brazalete los apartaron y fueron a dentrar. Y ahí, Supurito le dijo a su amigo:
Pasá nomás.
No, no, pasá vos.
No jodas, dale, pasá.
Pasá Supurito, no seas guarango.
Guarango no, Brazalete, que si te digo que pasés, pasa y listo.

Así las horas, el uno por el otro y ninguno dentraba.
Fue cuando el tape Olmedo volvió con el comentario:
¡Ta clavau! Se hace moda dentrar segundo, y naides quiere ser primero porque capaz que no le festejan nada.
En el mostrador, al barcino, se le notaba el aburrimiento.