Una puesta a punto
sin punto

Hombre que supo ser asunto serio, Garrapato Perplejo, el casau en segundas veces con Taciturna Sordina, que eran tres hermanas: Taciturna, Cabizbaja y Retraída, hijas del viejo Bajonezi Sordina, que Garrapato y Taciturna se conocieron en el velorio que organizó el viejo, que fue famoso por la falta de finadito, porque en la zona hacía mucho que no se fallecía nadie y el viejo extrañaba la tristeza del velatorio, que quiso contratar a Rosadito Verdoso pa' que hiciera las veces de difunto en el cajón, pero Rosadito se negó porque se tentaba, y al final el viejo lo hizo a cajón tapado y le puso unos ladrillos adentro pa' que tuviera un peso al llevarlo, que sin que el viejo se diera cuenta Azulejo Verdoso le puso entre los ladrillos un despertador pa' que sonara de madrugada, y justo cuando algunos mamados se hamacaban parados junto al féretro el despertador dentró a sonar, y no había manera de pararlo porque por falta de clavos el viejo le había encolado la tapa al cajón, que el tape Olmedo se fastidió porque en rancho de pobre siempre tiene que haber paquete de clavos y alambre de enfardar, porque al pobre siempre hay algo que se le desclava o se le desata, que tanto puede ser la portera como el bulón del catre comido por la herrumbre que no perdona nada, y menos cuando viene la humedá, y el despertador dele sonar que pa' pior era de doble campanilla, de aquellos que se usaban cuando varios vecinos se tenían que levantar a la misma hora y con uno que sonara daba pa' todos, que si se olvidaban de darle cuerda seguían de largo hasta el mediodía, porque lo bueno que tiene el despertador es que uno le puede echar la culpa y si es a pila mejor porque la pila se agota sin avisar, cosa que no pasa con el pozo de agua que uno le calcula por la seca y por el golpe del balde, que si al sacar agua le lleva toda la cadena es porque se le está agotando y entonces la raciona, y siempre alguna planta se seca porque lo principal es la higiene y por regar un gladiolo no va a dejar de lavarse los ojos al levantarse ni las manos rellenas de microbios cuando tiene que agarrar el pan porque así vienen las pestes y las epidemias devastadoras como ser los terremotos, que no dejan nada en pie y el gobierno tiene que declarar zona de desastre y manda unos fideos y frazadas cuando lo que más se necesita es madera, clavos y alambre, cosas que no debieran faltar nunca en rancho de pobre porque al pobre siempre hay algo que se le afloja, se le chinga, o se le despega, y el clavo es más práctico que la cola porque se podrá reventar un dedo con el martillo pero no se pegotea y no se tiene que lavar con estopa y nafta, que después hay que lavarse y capaz que es tiempo de seca y el pozo se agotó y tiene que salir a buscar una canilla, y si consigue no tiene dónde enchufarla por falta de cañería y al final está tirando la plata.