LOS LENTES DE OFUSCO TRINO

Hombre corto e' las vistas, aura que dice, el Ofusco Trino, el casau con Gestícula Cueva, que se arreglaron una nochecita que él creyó que le estaba hablando al caballo y a ella le encantó.

Un persona, Ofusco, que de mañana se pasaba las horas intencionau de ponerse chaleco y lo que habíaagarrado era la bombacha. Que una guelta manotió creyendo que era el cinto y anduvo todo el día con una víbora añudada a la cintura.
Antes de amarguiar, les tiraba un puñado de maíz a los perros y unos guesos a las gallinas. Que como los animalitos e' Dios ya medio lo conocían, apenas el amagaba a tirar, se diban cambiando de sitio.
El día que pa' salir le embocaba a la puerta de primera, era una fiesta en las casas.
- Hoy está que es un lujo - decía la mujer - el día que Ofusco cebaba un mate sin quemarse el codo.

Hombre guapetón pa'l trabajo, muy busca vida. Una preciosidá e' domador, porque al bagual lo trepaba por cualquier lau, al revés si se cuadraba, y el animal quedaba como desorientau, bellaquiando sin un criterio.
Una guelta, estaban en el boliche El Resorte, tomando unos vinitos y hablando de la vida y el corazón, la Dubija, Tremendo Cartera, Silfifo Mirlo, el tape Olmedo, el pardo Santiago, Salustero Corto y Sófocles Manubrio, cuando un redepente se oye que pechan una paré.
- Ahi cayó Ofusco Trino buscando puerta - comentó el tape Olmedo. Y en eso el hombre emboca y dentra.
saludó pa' cualquier lau, se dió contra el mostrador y pa' pedir una caña golpeó con la mano justo arriba del gato que salió bufando.

Lo sirvieron, y en lugar de la caña se tomó el vino de Tremendo Cartera. Hombre discreto, rispetuoso, Tremendo no dijo nada, pero Ofusco dentró a protestar porque le habían cambiado el vaso. Fue la Duvija la que se le arrimó pa' preguntarle como andaba de las vistas.
- Medio cortón, nomás, - dijo Ofusco - pero se ve lindo, no crea.
- Lo que a usté le hace falta, y desculpe - le dijo el pardo santiago - es lente. Usté con lente - le dijo - pide una caña y toma una caña, y no tiene necesidá de tomarle el vino a la gente que hasta una guelta lo van a peliar porque el vino es sagrau y disculpe.

Ahí fue que se ofreció el tape Olmedo pa' hacerle un par de lente.
Agarró dos culos de botella, los empezó a trabajar con una piedra cosa de achicarlos a la medida y con un alambre de enfardar le hizo el armazón y fue y se lo puso a Ofusco.
Cuando ofusco llegó al rancho, la mujer le preguntó:
- y eso que e' ?
- Lente. Marido e' lente tenés ahora.
- Y que tal ves con eso ?
- Nada, pero verde.