CARRERA DE GALLINAS

Esta historia es absolutamente real.
Tengo testigos.

El que supo ser loco por las carreras, aura que dice, fue Agorero Sultano, el rejuntau en segundas veces con Brujelina Saranda, una mujer tan delicada que si estaba comiendo con gente en la mesa, jamás le estornudaba arriba del plato como hacen algunos.
Ella torcía la cabeza y le estornudaba en la cara al de al lado.
Una mujer tan delicada que nunca le servía un plato de tallarines, sin antes haber les pasado un peine.
Si la visita era delicada, junto con los cubiertos le ponía una peinilla.
Que una vez un invitado le preguntó si en lugar de queso rallado no tendría un poquito de caspa.

Y el marido loco por las carreras, pero de bichos menudos.
De piojo a paloma hasta chancho, de ahí no le pasaba.
Una noche en el boliche El Resorte, se hablaba de carreras cuando llegó Agorero y estuvo escuchando.
El tape Olmedo contaba de una guelta que ganó un platal en una carrera de horrnigas, con una colorada chiquíta, cuando Agorero fue y le dijo:
-Es muy capaz que usté no tiene visto carrera de gallinas.
-No señor -dijo el tape~; si le digo la verdá le miento... no tengo visto, no señor.

Hubo un silencio y Agorero siguió diciendo:
-Yo tengo una gallina de pelaje tordillo, de lo más capacitada pa correr.
Si usté tiene gallina, y pesos pa perder, podriamos arreglar una carrera por una damajuanita e vino, digo yo, un suponer, ¿no?
Pa ganar tiempo, el tape Olmedo se mandó un vasito de vino al buche.
Con la uña le sacó la ceniza al pucho y volvió a prenderlo.
Se demoró en apagar el fósforo.
Todo el boliche pendiente de lo que contestara el tape, hasta que lo miró al otro y le dijo:
-Tengo sí señor.
Tengo pesos y gallina, pero pa ganar.
La carrera se arregló pal otro día, de tardecita, a la hora que la gallina busca gallinero pa' dormir.
Como iba a ser de gallinero distinto, pa' poder controlarlas se eligió como punto de llegada un gallinero neutral.
Agorero dijo hasta mañana señores; y salió.
El tape Olmedo quedó muy preocupado apoyado al mostrador con su vinito.
El pardo Santiago le preguntó si no se tenía confianza pa' la carrera, y el tape contestó:
-Confianza tengo, jcómo no!
Lo que no tengo es gallina, porque la última marchó en un pucherete hace unos años.

Hubo que salir a buscar gallina, y al rato la Duvija volvió con una bataraza.
Nada del otro mundo, pero un animalito parejo.
Como era de noche, le subieron la mecha al farol para que la gallina creyera que era de día y se despertara del todo, y la empezaron a varear arriba del mostrador.
El barcino se fue para las bolsas de afrechillo.
La Duvija opinó que había que darle muy bien de comer, pa que al otro día en la carrera no se demorara picotiando por el camino.
La tupieron a maíz, mortadela y queso.
El tape le daba tragos de vino pa' que le bajara.
Así hasta la madrugada.

Medio en curda, la gallina durmió hasta el otro día a las doce.
La despertaron, la bañaron, le dieron un cafecito amargo, y el tape la preparó como pa' no perder ni contra una liebre.
Rosadito Verdoso la dejó picar unos higos especiales, recién arrancados.
El pardo Santiago le dio masajes en las patitas, y la Duvija le pasó una limita por las uñas.

Cuando llegó la hora de la carrera, aquella gallina estaba que se salía de la vaina.
Según el reglamento, la carrera era al tranco, y sin volar.
Agorero había caído con su gallina muy bien preparada, y por la estampa se le notaba que no era ninguna aficionada.
Hicieron una raya en el suelo, las emparejaron, y se oyó el griterío del paisanaje:
"iSe vinieron... se vinieron!"

La tordilla de Agorero y la bataraza del tape, arrancaron tranco y tranco apuraditas, pico a pico.
La bataraza, bien dormida hasta el mediodía, empezó a sacar ventaja, le sacó dos cuerpos, pero la tordilla calculó el peligro y enseguida se le puso a la cola.
De repente la bataraza abrió un poquito las alas, y allá quedó la otra por el camino.
Cuando la tordilla de Agorero llegó al gallinero neutral, la bataraza hacía rato que andaba de amoríos con un gallo.

Pero Agorero se negó a pagar la damajuana e vino.
Se supo que la bataraza había dejau caer por el camino dos puñados de maíces que el tape le había colocau abajo de las alas.
Esa noche igual hubo fiesta en el boliche, y hasta la gallina acompañó la farra de cacareo y vino.
La Duvija estaba un poco triste, porque el animalito había quedado con el sueño cambiado.