BRUTA FIEBRE !

- Hombre perseguido por las enfermedades, aura que dice, Solísito Manso.
Supo tener un reuma al gueserío, un suponer, que no hallaba forma de montar a caballo.
Entonces montaba en potrillo y no se bajaba hasta que el animalito e' Dios se hacía adulto.
Cuando se agarró las paperas fue una tremendidá.
Tan hinchau de cara, que pa medio afeitarse se miraba en una laguna.
Y le quedaba chica... Que Telesco Morales, cuando lo vio, fue y le dijo:
- menos mal que son paperas - dijo - , que si llegan a ser zapalleras tiene que dormir con la cabeza afuera del rancho.

Una guelta, en el boliche El Resorte, estaba la Duvija, el tape Olmedo, el pardo Santiago, el vasco Artagaveytía y Buenagente Truco, cuando cayó el petiso Coleto Berruga y dijo:
- el que anda con una fiebre que vuela es Solísito.
No sera pa' tanto - dijo el tape justo que por la ventana pasa como una sombra.
Se asoman y ven a Solícito posau en un ucalito.
Un hombre que estornudaba hasta dormido, cosa que se de poco.
Unos estornudos que cuando había pocoviento los gurises lo usaban pa remontar cometas !

Pero cosa prolija era pa la fiebre.
Supo agarrarse una fiebre única.
Una gripe que un suponer uste lo veía y decía:
Pero este hombre tiene gripe !
Lo fueron a cuidar al rancho todos los del boliche.
Una fiebre que chamuscaba el catre.
Pa curarlo prepararon cinco litros de vino caliente y un tecito con una docena de limones, marcela, culandrillo macho, yerba carnicera, tilo, paico, cedrón, perejil, ajo y pimentón.

Coleto Berruga se arrimó al catre pa darle el tecito, justo que Solícito se manda bruto estornudo.
Lo agarró de lleno, y allá voló Coleto Berruga por el rancho hasta que se prendió en una patita e' cordero que colgaba del techo y lo bajaron.
A la Duvija le partía el alma ver al cristiano aquél conmesejante fiebre y fue y le dijo:
- lo que habría quehacer es buscar un dotor, porque este hombre en cualquier momento se nos va.
- Qué se nos va dir - comentó el tape Olmedo -, si no puede mover una pata.

Pa la nochecita cayó el dotor.
Le fue a tomar el pulso y se quemó.
Va y le priegunta el dotor:
- que es lo que siente, amigo ?
- Nada. Una gripecita liviana nomás.
_ No se tomó la fiebre ?
- No dotor, como me tome unos vinitos no quería entreverar.
Le cortaron la fiebre con el catre.
Catre de tijera es lo bueno que tiene.