BICHOS

Hombre que supo ser loco por los bichos, fue Perinolo Menchuco, casado con Gobelina Distante, mujer mas peligrosa que gato arrinconado.

Perinolo era loco, pero nada mas que por los bichos chicos.
Un día le quisieron vender un elefante de un circo que se había fundido.
Un día el traga-fuego del circo pegó un soplido y quemó todo, lo único que qedó fue el elefante, el dueño del circo lo salió a ofrecer casa por casa, animal poco conocido, de las casas cuando lo veían venir, antes de que llegara ya se habían mudado.

A Perinolo Menchuco, el dueño del circo lo encontró durmiendo la siesta, le golpea la puerta, abre, mira, ve todo gris, piensa que está nublado, cierra de nuevo y sigue durmiendo, lo gris era el elefante, el dueño del circo se ofendió y en vez de golpear la puerta de nuevo, se la hizo patear por el elefante para que se despertara del todo.
Cuando Perinolo se asomó no conocía el paisaje, la patada del elefante le había corrido dos kilómetros mas allá, Perinolo salió a caminar y andaba desorientado como caballo en la azotea sin entender nada, cabeza gachja, hasta que se recostó en un tronco, ya se estaba durmiendo de nuevo cuando el tronco se mueve, Ud. pensará que era el viento, pues nó, era la pata del elefante, quizo correr pero el dueño del circo lo paró en seco y le dijo, rápido le dijo, le vendo el elefante, le gao precio y no hablemos mas, el elefante es suyo.

Perinolo reculó, tomó distancia para poder ver todo, agachó la cabeza, se acercó al dueño del circo y le dijo:
Usté disculpemé extranjero pero no me interesan los animales de tamaño, el otro hombre dispuesto a vender le contestó:
Tamaño tienen todas las cosa, Perinolo caminó 2 pasos para atrás y contestó:
Está equivocado extranjero, tamaño tiene lo grande na' más.
Hombre dispuesto a vender le alabó las virtudes del animalito, dijo que no tenía vicio, que animal con patas como piano hay pocos y para terminar dijo que lo que tiene de bueno el elefante es que no araña; le insistió tanto que al final el Perinolo le dió 10 pesos y se quedó con el elefante y se fue con el de tiro y a que no sabe a donde?
fetivamente al boliche "El Resorte".

El primero que lo vió llegar fue el Tapia Olmedo, se lo quedó mirando un momentito y quedó pálido, tomo un vino y no dijo nada.
Cuando Rosadito verdoso vió el elefante pensó reventarle un higo en la frente pero era un desperdicio inútil, la Dubija pegó un grito, el negro Blanco pegó un salto y quedó blanco y el pardo Pichi no hizo nada porque estaba muy borracho.

Perinolo acostumbrado a animales chicos quizo entrar al boliche con el elefante de tiro para ver de cambiarlo por algo mas chico, le pegó un pechazo el animal al café que no quedaron ni las arañas adentro, y para que se juera de ahí, como conocían su debilidad le regalarontres pulgas y se perdió detrás de la primera loma montado en el elefante y jugando con las pulgas.