En defensa propia

Hombre que supo tener problemas con las sombras, aura que dice, Sufridito Pelambre, el casau con Popelina Loneta, que a ella le decían "El puntero"; porque le tiraba el centro.
Sufridito era un crestiano que si salía a caminar de día lo hacía con el sol a pique, con su sombra, cuando mucho, entreveraba entre sus pieses pa no verla ni sentirla que le viniera de atrás.
Dios sabrá por qué le tenía miedo a su sombra.
Por eso fue que la mujer le hizo aquella diablura.
La china andaba de picos pardas con un paisanito guitarrero cantor y compadrito, y antes de irse con él, ella le quiso dar un susto al marido pa que con el julepe no se diera cuenta de que se le iba.

La noche que se le fue, Sufridito taba dorrnido como un tronco dormilón, y ella le prendió tres faroles grandotes adentro del rancho, y se los colocó en diferentes lugares.
Dispués se le arrimó al catre, se lo pateó, y le empezó a golpear latas con un fierro.
Sufridito pegó un salto en el catre, que cuando volvió a caer la mujer ya se había ido.
Medio dormido, vio tres sombras que se le movían alrededor.
Abrió los ojos grandotes, sacó el facón, y las tres sombras sacaron el facón.
Amagó a tirar una puñalada, y las tres sombras amagaron el golpe.
El hombre saltaba pa todos lados esquivando tajos y las sombras lo mesmo, ligeras que eran una luz aquellas sombras.

La mujer ya iba lejos enancada en el flete del gauchito, y el marido seguía la pelea, a muerte, fiera, sin darse un tranco e pollo de ventaja.
En una vuelta, Sufridito le tiró una puñalada a una sombra, ella se la devolvió, Sufridíto le sacó el cuerpo y la recibió la sombra que tenía atrás pronta pa matarlo a traición.
El hombre se estaba quedando sin resuello, cuando cayó la última sombra.
Se habían matado entre ellas, sin una queja.
Sufridito Pelambre salió del rancho muerto de miedo, temblando hasta las pestañas, y cruzando campo llegó hasta el boliche El Resorte.

Tomando unos vinitos, taban la Duvija, el tape Olmedo, el pardo Santiago, Bueno Bueno Artritis, y Emancipación Grillo.
Cuando el hombre llegó, estaba pálido como si lo hubieran castigau con una bolsa de harina.
El tape Olmedo se fijó en una cosa:
Sufridito no hacía sombra.
Sin largar el vaso e vino le preguntó:
-¿Qué le anda pasando, vecino, que lo note desmejorau y nervioso?
El otro, entre lagrimones, contó lo de la mujer que se le habia ido, y lo del duelo tremendo con las sombras.
Dijo que una de las sombras, clavau que era la suya, pero que a las otras no las conocia pa nada.
Dijo que con su sombra había tenido poco trato, y que seguro que una de las otras dos se la había dijuntiau en el entrevero, y que ahora la estrañaba.

El pardo Santiago fue el que dijo de ir a ver, y allá salieron todos hasta el rancho de Sufridito Pelambre.
Cuando se asomaron por una ventana, la Duvija se persignó.
En la pieza estaban los tres faroles, y en el suelo las tres sombras, pálidas, duras, muertas.
Esa misma noche las llevaron a enterrar.

Cuando volvieron al boliche, Sufridito, sin sombra, no tenía consuelo.
Fue cuando al tape se le ocurrió la cosa.
Lo paró de ojos cerrados, y le pintó una sombra que le nacía de los pies y se quebraba pa trepar por la paré.
Cuando Sufridito abrió los ojos y la vio, se le pegó pa abrazarla.
Nadie dijo nada, por respeto, y siguieron tomando unos Vinos mientras el hombre se desahogaba.

Pa la madrugada salieron todos. A la luz de la luna, Sufridito llevaba su sombra como atada a los talones.
Cuando lo vio, el tape Olmedo se mandó un buche por el pico e la botella y les dijo:
-Señores, lo de las sombras muertas queda entre nosotros.
Al final de cuentas, fue en defensa propia.