BOÑATOS ASADOS
- Hombre loco por los boñatos asados, el Siosino Enchufe, el casau con Nitritina Sota, muy desconfiada ella.

No había mañana en la que el hombre fuera a ensillar, que la mujer no le saliera gritando desde el catre:
- en qué andarás vos para andar ensillando !
Si diba pa'l monte a juntar leña, ella le pegaba el grito desde la puerta:
- algo tendras vos en el monte, pa' que dos por tres te largués a juntar leña ! Linda historia la tuya !
- Si querés dir vas vos, no hay problema, mujer.
- Seguro ! Por algo andás buscando quedarte solo en el rancho !
Si él decía de dir juntos, ella, con una risita desconfiada, como que lo tenía bien calado, le contestaba:
- tomá ! Linda pa' vos ! Al final te pensás que me creo cualquier guayaba !

Una guelta, taban en el boliche El Resorte la Duvija, Pirichicho Peje, Segundo Tomo, el tape Olmedo, el vasco Artagaveytía, el pardo Santiago y Discreto Uno, cuando va y cae Siosino Enchufe. Cayó a comprar fóforo, justo que en el boliche no había fóforo pa' la venta. El hombre quedó triste como sauce llorón en la niebla.
Con el ruido de la primera lágrima contra el suelo se le arrimó la Duvija a preguntarle si se le había dentrado algún bicho en las vistas. Siosino se mandó un par de cañas al buche, carraspió, se acomodó la faja y dijo que estaba así porque la mujer era una tremendidá de desconfiada, y que si volvía a las casas sin fóforo no le iba a creer que no había hallado, y que pa' pior si le iba a llegar más temprano le iba a desconfiar, y que, sin fóforo, más pior todavía.

- Yo que usté - dijo el tape Olmedo -, en cuantito llegaba al rancho le tapaba la boca con tabaco y yerba, cosa de no tener que escucharla.
La Duvija dijo que no señor, que ésas no son maneras y que lo mejor era rejuntar los fóforo que tenían entre todos, meterlos en una sola caja y que el hombre se fuera tranquilo.
Con grasa y con trapo hicieron un mechero pa' tener donde prender los puchos, y Siosino salió bastante mejor.

Llega a las casas de nochecita. Dentra, mira así y en aquel rincón ve a la mujer, Nitritina Sota, abrazada con Sujeto Brillo, buen vecino sin dispreciar, alambrador él.
A lo que vió a Siosino, el hombre largó, saludó y salió a paso largo.
- china sanadija ! - gritó Siosino - Conque ésas teníamos, perra !
Nitritina le largó una risita corta, y va y le dice:
- en que andarás vos pa' caer a las casas a estas horas, haciéndo escándalos y enemistando vecinos ! Estás muy equivocado si te crés que vas a disimular con gritos y cuestiones ! Cómo si no te vinera bombiando desde hace tiempo yo a vos !

Ahí el hombre no se animó a decir una sola palabra más, no fuera cosa que la mujer se pusiera a imaginar sabe Dios que barbaridades. Una disgracia, el pobre. Eso sí: Loco por los boñatos asados !